Anécdotas

//Anécdotas
Anécdotas2017-01-12T15:40:45+00:00

ANÉCDOTAS

xukadera anekdotak sanpedrotarrak

La chucadera se utilizaba para achicar agua de la embarcación.

La chucadera pintada por Dionisio Inda, que contribuyó a ganar la Bandera de la Concha del año 1935.

En el año 1935 y antes de comenzar la tanda de Honor, un pescador que estaba cerca de la embarcación, le dijo a Aita Manuel, “Con este mar que hace os vais a ir a pique”.

Lo diría en broma o en serio pero Aita Manuel la aceptó. De esta manera mientras los demás tenían un montón de agua en su trainera San Pedro con aquella achucadera pudo desalojar el agua de la embarcación.

Esta achucadera esta depositada en la sociedad Piña Kurdin y en ella figuran los nombres de todos los remeros que componían la embarcación.

 

 

Libia sanpedrotarrak

Libia es el nombre actual de la trainera de San Pedro, recordando que San Pedro ganó en 1917 la Bandera de la concha, con este nombre que le impuso su constructor Clemente Goldaracena en honor a su sobrina de 3 años.

La tripulación que posee el honor de haber conquistado la última Concha de la Libia y de la alineación titular de 1993 a la de 1994 sólo variaron dos nombres, Julio Cascante y Álvaro López sustituyeron a Miguel Rubio y Jesús Ferreiro. Repitieron Mikel Martín, Iban Berdegué, Iñaki Irulegi, Jon Sisniega, Aitor Balda, David Gil, Gorka Pérez, Kiko Gobantes, Iñaki Beraza, Joseba Martín e Iñigo Velasco, con Juan Carlos Fontán como patrón.

La mayoría de ellos procedentes de Kalparra, ya que ocho de los campeones en La Concha de 1991 causaron baja.

San Pedro posee uno de los trofeos más antiguos y singulares de todo el Cantábrico: un collar que lleva bordados los nombres de los remeros vencedores, rematado por una medalla que está datada en Baiona en 1878. Pero incluso antes se sabe que los sanpedrotarras tomaron parte en desafíos. En 1880, San Pedro se adjudicó la segunda edición de las recién nacidas regatas de La Concha. También se llevó las de 1899, 1906 y 1917.

Todo ello antes de que comenzara el abrumador dominio de Aita Manuel y sus hombres, buena parte de los cuales eran hijos y sobrinos de aquel gran patriarca. Como hemos apuntado más arriba, vencieron en la bahía donostiarra durante seis años consecutivos, un record aún imbatido y al parecer, imbatible después de tres cuartos de siglo de vigencia. Y aún antes de la Guerra Civil, pese a haber cambiado casi toda la tripulación, San Pedro volvió a llevarse la última de las banderas tricolores republicanas, la de 1935, al igual que había hecho con la primera, la de 1931. El estallido bélico truncó, seguramente, una nueva racha victoriosa. Y aunque en la inmediata posguerra, todavía con Aita Manuel, San Pedro volvió a tener alguna actuación meritoria, aunque sin triunfos, ahí comenzó un largo declinar, un prolongado letargo en el que el remo sanpedrotarra desaparecería de la elite durante cerca de medio siglo.